Hacemos crecer tu negocio de materiales de construcción

Impermeabilizantes y aislamientos, un sector que se mantiene

IMPERMEABILIZANTES Y AISLAMIENTOS, UN SECTOR QUE SE MANTIENE

La demanda de productos impermeabilizantes y de aislamiento térmico y acústico ha sufrido menos que la mayoría de materiales de construcción la caída de la demanda en estos últimos años. El crecimiento de este segmento ha sido impulsado por los cambios normativos en los códigos de construcción que buscan una mayor eficiencia energética. Aquellos han sido promovidos por las directivas europeas y han tenido su posterior trasposición a normas nacionales.

Aunque también desde la iniciativa privada se ha empujado en esa misma dirección con la mayor aceptación por parte de promotores y usuarios de los diversos certificados de construcción sostenible existentes, LEED, PASSIVEHAUS, VERDE, BREAM, DGNB, HQE,…

Aproximadamente un 30% de la energía utilizada en los edificios está dedicada a la calefacción y la refrigeración. Y además los usuarios cada vez somos más exigentes en cuanto al confort que esperamos como usuarios de estos edificios, tanto en lo acústico como en lo referente a la salubridad del aire interior. Los diferentes productos impermeabilizantes y de aislamiento térmico y acústico pueden ayudar a lograr un mayor ahorro energético mediante la reducción de la energía demanda de los edificios y por tanto aminorar las cargas de calefacción y refrigeración, gestionar la temperatura y el ambiente interior, así como amortiguar la contaminación acústica y crear un edificio ambientalmente más habitable y sostenible.

La mayor cuota de mercado que está obteniendo el segmento de la rehabilitación también representa una gran oportunidad para que los proveedores y distribuidores de productos impermeabilizantes y de aislamiento térmico y acústico vean incrementar sus oportunidades de negocio. En no pocas administraciones autonómicas y locales comienzan a condicionar la concesión de ayudas a que estos proyectos conlleven una mejora en el aislamiento del edificio restaurado.

Los métodos constructivos encaminados a mejorar las prestaciones de impermeabilización y el aislamiento térmico y acústico precisan diferentes enfoques para aislar edificios nuevos y o rehabilitar edificios existentes (con multitud de materiales y aplicaciones con pros y contras en función del proyecto en concreto). Sin embargo, lo que es común, es la necesidad de aproximarse a estos proyectos con una visión holística o integral de la solución. El aislamiento que se ha especificado e instalado como parte de un sistema envolvente del edificio requiere de una más y mejor formación dirigida a arquitectos, ingenierías y contratistas sobre cómo seleccionar e instalar el sistema más adecuado.

Ahora bien, esto incluye no sólo la impermeabilización o el aislamiento térmico y acústico en sí, sino también otras soluciones anexas y que inciden como los productos bajo solera, ventanas, persianas, premarcos, barreras resistentes a la intemperie, las cintas, adhesivos y recubrimientos, etc... El desarrollo de especificaciones de sistemas completos creará oportunidades para todas las empresas que abastecen el mercado del aislamiento. Ahora bien, exige un cambio de paradigma en lo referente a las alianzas, en un sector no muy habituado a las mismas. Las grandes corporaciones continuarán con sus políticas de adquisiciones, las medianas y pequeñas deberán buscarse compañeros de viaje o dejarse querer por aquellos que le hagan una oferta si es uno de los pocos afortunados. ¿Has pensado cómo vas a competir en tu caso particular ante esta nueva realidad?

La impermeabilización y el aislamiento térmico y acústico de los edificios se realiza habitualmente utilizando materiales obtenidos a partir de productos petroquímicos (principalmente poliestireno y poliuretano) o de fuentes naturales procesadas con consumos energéticos elevados vidrio y lana de roca. Estos materiales tienen ante sí un reto pues una parte de los prescriptores y usuarios (los “más sostenibles”) están planteándose reemplazarlos por materiales naturales o reciclados. Esto es debido principalmente al bajo uso de materiales no renovables en la fase de producción, el elevado consumo de energía fósil en su fabricación y las dificultades para reutilizar o reciclar los productos al final de su vida útil.

Algunos de ellos, como el kenaf, algodón o fibra de madera, ya se comercializan, aunque sus cuotas de mercado son aún escasas. Otros están actualmente en estudio y su desarrollo se encuentra en una etapa temprana como los textiles o PET reciclados, pero los fabricantes de impermeabilizantes y de aislantes térmicos y acústicos deberán gestionar esta situación.

Está claro que son productos sintéticos y fabriles y por tanto no van a poder competir en igualdad de condiciones en estos aspectos de sostenibilidad pero: ¿Deben aumentar su contenido de producto reciclado en origen? ¿O acaso reformular sus productos y mezclarlos con otros con menor huella de carbono? ¿O quizás organizar cadenas logísticas inversas que aseguren el reciclado de sus productos tras su utilización? Quizás algunos opinen que lo correcto es centrar sus esfuerzos en “demostrar” su mejor comportamiento intrínseco frente a estos nuevos productos “naturales”…

Desde apliqa como empresa de consultoría especializada en esta industria, podremos ayudarte en la formulación de las estrategias más adecuadas y en la ejecución de las mismas para lograr mejorar la posición competitiva y los resultados de tu empresa fabricante de impermeabilizantes y aislamientos térmicos y acústicos.