Buenas prácticas de prevención en la construcción

16 abril, 2019

Buenas prácticas de prevención en la construcción

Aplicar buenas prácticas de prevención en la construcción es vital para garantizar la seguridad de los trabajadores y reducir los siniestros del sector. Veamos cuáles son esas prácticas a tener en cuenta.

En la actualidad, cualquier empresa conoce el valor que tiene disponer de un plan de prevención de riesgos. Su importancia es aún mayor en el sector de la construcción, donde infringir determinadas normas, puede acarrear sanciones graves que supongan un coste elevado. Algo a tener en cuenta sobre todo en pymes con una estructura y unos recursos limitados, y más dificultades económicas para hacerles frente.

Integrar una serie de buenas prácticas de prevención en la construcción debe ser por tanto una prioridad para toda empresa que quiera evitar accidentes y enfermedades, las temidas multas y mejorar las condiciones laborales. Veamos cuáles son.

5 buenas prácticas de prevención en la construcción

Involucra a todo el equipo de trabajo

Todas las personas que forman parte de tu empresa tienen que estar familiarizadas e involucradas en las políticas de prevención que se lleven a cabo.

La comunicación con ellas en este campo debe ser constante. Sólo así conseguirás una sensibilización y un compromiso verdadero que facilite el cumplimiento de las mismas, y la mejora real y efectiva de las condiciones de trabajo.

Elige responsables en las distintas fases de ejecución de una obra, que se encarguen de velar porque se cumplan.

Apóyales y consulta con ellos cómo ven las cosas, que te cuenten si han detectado situaciones peligrosas, algún incidente, etc. Implicarles y preocuparte por su opinión, repercutirá positivamente en el rendimiento y la competitividad de tu empresa.

Establece un presupuesto y asigna unos recursos a la prevención

Invierte en planes de formación para tus empleados y proporcionales el conocimiento y las herramientas necesarias para desempeñar su trabajo con seguridad y tranquilidad.

Deben saber que su contribución es fundamental para que todo marche bien, y para conseguir que el entorno de trabajo sea más seguro.

En el sector de la construcción es muy interesante que las formaciones dispongan de una parte práctica, para que el trabajador pueda aplicar lo aprendido en un contexto real, y ver si sus rutinas de trabajo son buenas o por el contrario entrañan algún riesgo que deba evitar.

Apuesta también por colocar carteles y tablones de anuncios en zonas de paso o que sean conflictivas, para avisar de alguna medida o información concreta. Que sean bien visibles e incluyan imágenes y poco texto.

Planifica el trabajo y supervisa con regularidad las medidas de prevención implantadas

Si conoces en todo momento en qué punto de ejecución se encuentra un proyecto, supervisando qué necesidades de seguridad tiene cada fase y cada actividad, podrás saber si las medidas adoptadas en materia de prevención son suficientes, o por el contrario debes establecer correcciones o mejoras (a nivel de personal, de sistema de trabajo, etc.).

Define una hoja de ruta para situaciones o tareas más peligrosas

El sector de la construcción puede entrañar riesgos a nivel laboral que no se dan en otros sectores, y por eso es necesario complementar lo que recoge la ley de prevención con otra serie de medidas específicas.

Establecer una política de seguridad y salud en la que los trabajadores sepan cómo deben actuar en determinadas situaciones, rebajará la siniestralidad.

Utiliza la experiencia como base del éxito de las medidas de prevención

Como en otros aspectos de la vida, hay que equivocarse para entender dónde está el fallo y aprender de él. En este sentido, la experiencia laboral acumulada y los errores cometidos en el pasado, deben servirte para anticiparte en el presente.

Investigar a fondo las causas de un accidente te permitirá detectar un posible problema a tiempo, cambiar condiciones laborales inseguras y evitar que se produzcan nuevos percances, minimizando por completo los riesgos.

El sector de la construcción acumula un alto grado de siniestralidad frente a otros sectores de actividad menos propensos a sufrir accidentes laborales.

Y aunque hay una ley de prevención que marca una serie de normas, todavía queda camino por recorrer a la hora de que las empresas, sobre todo las pequeñas, se sensibilicen y se comprometan con la seguridad y la salud.

Etiquetas: , ,