Inteligencia artificial en la industria de la construcción (4.0), ¿qué cambiará?

Inteligencia artificial en la industria de la construcción

La inteligencia artificial en la industria de la construcción cambiará radicalmente el sector tal y como lo conocemos. Descubre cómo y adáptate para ser más competitivo.

La industria de la construcción emplea alrededor del 7% de la población mundial en edad de trabajar. Es uno de los sectores más potentes de la economía mundial, pero tiene un gran problema en cuanto a la productividad.

Otras industrias se han ido transformando a lo largo del tiempo, incluyendo mejoras en su rendimiento y productividad. La construcción, en cambio, se encuentra entre los sectores menos digitalizados a nivel global. Según el índice de digitalización de MGI, y en el caso de Europa se encuentra en la última posición.

A nivel mundial, el crecimiento de la productividad laboral en la construcción ha promediado solamente un 1% anual en las dos últimas décadas. ¡Si lo comparamos con el crecimiento del 2,8% para la economía mundial total nos encontramos con una pérdida de competitividad relativa de alrededor de un 35%!

Los ejemplos de empresas y regiones innovadoras sugieren que actuar en siete áreas simultáneamente podría aumentar la productividad aún más. Se habla de mejoras en torno a un 50%. Éstas áreas serían; remodelación de la regulación; reconfiguración del marco contractual entre los grupos de interés; reconsideración de los procesos de diseño e ingeniería; mejora de las compras y la gestión de la cadena de suministro; mejora de la ejecución ‘on-site’; incorporación de la tecnología digital; generalización de nuevos materiales y automatización avanzada; y capacitar a la fuerza de trabajo en este nuevo escenario.

Hoy en día, se pueden aprovechar las oportunidades que ofrecen los numerosos avances tecnológicos disponibles para mejorar esta situación. Y es que el sector de la construcción es uno de los menos digitalizados del mundo, estando en España en el último puesto, además de ser el que menos invierte en innovación.

Cómo y qué cambiará la inteligencia artificial en la industria de la construcción

Entre los nuevos medios tecnológicos que están a disposición de la industria, se podrían destacar los siguientes.

1. Robótica colaborativa

Robots y humanos trabajando conjuntamente en un proceso determinado. Estos robots son capaces de ser programados por una persona sin necesidad de tener conocimientos de programación. Algunos ejemplos referidos a la fabricación de tabiques han sido de hecho bastante mediáticos.

2. IoT (internet de las cosas)

Conectar objetos corrientes a internet para poder monitorizarlos y controlarlos de forma remota a través de otros dispositivos que estén conectados a internet. Hoy existe una compañía estadounidense que integra en los chalecos de obras tecnología capaz de evitar accidentes (por aproximación de grúas o detección de fuentes de alta tensión por ejemplo)

3. IIoT (Internet Industrial de las Cosas)

Uso del IoT en las fábricas de producción. Muchos de los fabricantes de materiales pueden mejorar la precisión de sus procesos utilizando estas herramientas como ya están haciendo otros sectores

4. Cloud computing

Conectarnos, desde nuestros dispositivos, a servidores que se encuentran en internet, que usamos para almacenar información y realizar tareas de forma remota. Las tecnologías BIM son el mejor ejemplo de la practicidad en nuestro sector de esta fórmula. 

5. Impresión 3D

Consiste en crear objetos, maquetas o modelos volumétricos a partir de diseños 3D mediante un dispositivo específico que utiliza la adición de capas de plástico o derivados. Son conocidos algunos casos de éxito en España (como el de un puente). Pero sobre todo la capacidad de dar forma a volumetrías difícilmente construibles hasta la fecha

6. Redes neuronales artificiales

Sistemas de procesamiento de la información que consisten en un gran número de elementos simples de procesamiento que están organizados en capas. Cada neurona está conectada con otras neuronas mediante enlaces de comunicación, y pueden aprender a llevar a cabo diferentes tareas. En un futuro no muy lejano la optimización de los materiales de una estructura o de una fachada las realizará muy probablemente un algoritmo basado en estas redes.

 

La robótica se está volviendo cada vez más común para la realización de diferentes tareas, y aunque la Inteligencia Artificial (IA) puede parecer cosa del futuro, está más cerca de lo que parece. La industria de la construcción se beneficiará de dos maneras distintas: La IA apoyará muchas de las funciones comunes a todos los negocios (como los recursos humanos) y también puede ayudar con la gestión empresarial para determinar el pronóstico y la programación de la demanda, entre otros.

En el sector de la construcción, la IA tiene el potencial de ayudar a reinventar los procesos, por ejemplo mediante el BIM (modelado de información de construcción), que es un nuevo (no tanto) método de trabajo colaborativo para la creación y gestión de un proyecto de construcción. Su objetivo es centralizar toda la información del proyecto en un modelo de información digital.

Supone la evolución de los sistemas de diseño tradicionales basados en el plano, ya que incorpora información geométrica (3D). Pero además en sus sucesivas evoluciones incluirá otras variables/dimensiones.  Por ejemplo de tiempos (4D), de costes (5D), ambiental (6D) y de mantenimiento (7D). Además, su uso va más allá de las fases de diseño, abarcando también la ejecución del proyecto y el ciclo de vida del edificio, permitiendo la gestión del mismo y reduciendo los costes operacionales.

Esta herramienta, realizará tareas tales como: diseño y optimización arquitectónica, diseño de componentes (estructurales, mecánicos, eléctricos y de fontanería), estimación de tiempos y costes; gestión del edificio a lo largo de todo su ciclo de vida, recolección de datos y evaluaciones de riesgos, entre otras.

Gran parte de estas tareas, a día de hoy, son realizadas por personas, pero dado el alto número de empleos en riesgo de sufrir un elevado grado de automatización, con el paso del tiempo, la necesidad de capital humano disminuirá notablemente. Entre los principales puestos de trabajo que cambiarán radicalmente con la generalización de IA cabe destacar los ingenieros (MEP, de planificación, mantenimiento, calculistas) arquitectos, jefes de obra, administrativos, ‘project managers’, operarios de mano de obra…

Actualmente, el desafío particular de la aplicación de la IA en la industria de la construcción es que la mayor parte del trabajo se lleva a cabo al aire libre en entornos altamente desestructurados. Bien al contrario de las industrias donde hoy en día tiene más presencia la IA, a saber, entornos interiores y muy estructurados. De todas formas, esto no frenará el desarrollo de esta tecnología en el sector.

Si bien es cierto que todavía parecen no verse grandes transformaciones tecnológicas en el ámbito de la construcción, en un futuro no muy lejano todos estos desarrollos tecnológicos irrumpirán con fuerza, transformando el sector tal y como lo conocemos. Por ello, desde Apliqa consideramos primordial que las empresas tengan presente la gran importancia que tiene hoy en día la capacidad de adaptación para lograr la mejora de la competitividad.

 

Descarga nuestra guíaDescarga nuestra guía
Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *