Hacemos crecer tu negocio de materiales de construcción

Envíanos un email a info@apliqa.es 610 701 041
  • Home
  • Blog
  • Construcción y motivación: ¿Sabes sacar lo mejor de tus empleados?
Construcción y motivación: ¿Sabes sacar lo mejor de tus empleados?
9 mayo, 2022

Construcción y motivación: ¿Sabes sacar lo mejor de tus empleados?

La motivación y el entorno laboral son unos de los pilares más importantes en el sector de la construcción. Sin motivación los empleados no darán lo mejor de sí mismos y sin un buen clima laboral serán reticentes a realizar trabajo en equipo. Esto puede afectar negativamente al rendimiento general de la empresa y a sus resultados. Y tú ¿sabes sacar lo mejor de tus empleados?

Todas las empresas quieren que sus empleados sean mas productivos, una forma de lograr ese objetivo es conseguir que los empleados estén motivados. La mejor forma de conseguirlo es mediante incentivos, estos no tienen por qué ser sólo económicos, pueden realizarse programas de formación, convivencias…

Existen varios tipos de motivación y a lo largo de este articulo veremos cada uno de ellos.

Tipos de motivaciones y sus definiciones

Los tipos de motivación más destacados son la motivación positiva, la negativa, la personal, la intrínseca y la motivación extrínseca. Estos dos últimos se analizarán más a detalle al ser los menos conocidos.

Motivación positiva

La motivación positiva es la que se aplica cuando alguien realiza una acción y recibe una recompensa positiva y satisfactoria.

Un ejemplo muy claro es cuando un arquitecto comienza su primer proyecto de construcción. Al principio es un gran reto, pero a medida que el proyecto avanza correctamente, el arquitecto estará más motivado para continuar y hacer bien el proyecto. Este dará lo mejor de sí mismo y se sentirá feliz.

Esto es la motivación positiva, realizar una acción que por sí sola motiva y alienta a seguir realizándola.

Motivación negativa

La motivación negativa es aquella que se basa en el temor a ser castigado, o recibir un estímulo desagradable.

La motivación negativa es totalmente contraria a la motivación positiva. La persona busca con la realización de su trabajo no ser castigada.

Esta técnica suele utilizarse en momentos de incertidumbre o necesidad, pero la realidad es que se suele utilizar más a menudo en cualquier tipo de empresa.

Un ejemplo puede ser cuando un comercial no es capaz de alcanzar los objetivos marcados por la empresa y no recibe su bonus o variable. El comercial intenta llegar al mínimo de nuevos clientes o ventas por el miedo a perder ese incentivo económico.

Motivación personal

La motivación personal o automotivación es tener el impulso y el entusiasmo para lograr algo sin la supervisión o influencia de otros.

La motivación personal hace que una persona se sienta más realiza consigo misma, gracias a su productividad, el trabajo aumenta en calidad considerablemente. Es importante intentar impulsar la motivación de los trabajadores, y que ellos mismos encuentren formas de automotivarse.

Motivación intrínseca

La motivación intrínseca hace referencia al cumplimiento de una tarea sin necesidad de ningún incentivo externo. Es una acción realizada por mera satisfacción personal y que no requiere de ningún tipo de recompensa, ni positiva ni negativa.

Es lo que se conoce como el placer de hacer lo que te gusta.

La motivación que se necesita para realizar el trabajo nace de la propia persona. Cualquier trabajador con un nivel de motivación intrínseca alto debe ser una prioridad para cualquier empresa.

Un trabajador con motivación intrínseca alta se convierte en un empleado muy productivo, suele ser una persona con mucho talento y es un activo que el empresario ha de cuidar y mantener.

Motivación extrínseca Construcción y motivación: ¿Sabes sacar lo mejor de tus empleados?

La motivación extrínseca es la que se logra a través del uso de incentivos. Para que un empleado saque lo mejor de sí mismo necesita una recompensa final.

Es la realización de una tarea por el hecho que supone recibir algo cuando esté completada.

Generalmente en el ámbito de la construcción este tipo de motivaciones son económicas pero cada vez son más las empresas que ofertan otro tipo de “recompensas” al trabajo bien hecho.

Algunas de ellas son: días libres, jornadas de team building, formación, horario flexible, seguro médico, opción de teletrabajo o tiques restaurante entre otros.  Construcción y motivación: ¿Sabes sacar lo mejor de tus empleados?

Comparación entre la motivación intrínseca y la extrínseca

Muchas veces la diferencia entre la motivación intrínseca y motivación extrínseca no queda clara, para ver la diferencia entre ambas con mas claridad se analizarán las técnicas y ejemplos de cada una.

Ejemplos y técnicas de motivación intrínseca

Entre los ejemplos de motivación intrínseca podemos encontrar: trabajos voluntarios, aficiones personales, el interés por aprender cosas nuevas, seguir estudiando o profundizando en temas ya conocidos…

Es obligación de la empresa motivar a sus empleados para que sean mas eficientes, aunque la motivación intrínseca muchas veces dependa de los propios trabajadores. Para lograrlo existen diferentes tipos de técnicas que se pueden utilizar tanto como para motivar como para la automotivación.

La motivación puede conseguirse con técnicas tan sencillas como pueden ser planificar tus tareas o fijarse objetivos sencillos.

Uniendo ambas técnicas se puede conseguir un aumento del rendimiento considerable. Organizar el trabajo para poder alcanzar los objetivos propuestos por muy sencillos que sean hacen que el trabajador entre en una dinámica positiva aumentando su rendimiento.

Fomentar la curiosidad convirtiendo el aprendizaje en un reto, hacer sentir a tus trabajadores que son capaces de tener éxito… son otras técnicas que se pueden utilizar.

Ejemplos y técnicas de motivación extrínseca

El mayor ejemplo de motivación extrínseca es el sueldo. Para un trabajador el sueldo es un factor motivacional muy importante Si el sueldo no va acorde al trabajo realizado, el rendimiento de los empleados se verá afectado. Esta, aunque la más popular, no es la única forma que existe de motivar a los trabajadores.

Entre las técnicas más eficientes se encuentran: la implantación de jornadas intensivas, el trabajo por objetivos (consiste en repartir el salario teniendo en cuenta las metas logradas y no la cantidad de horas trabajadas), realización de reuniones de trabajo informales (cada cierto tiempo realizar una reunión con los trabajadores donde poder comentar sucesos, experiencias o temas relacionados con el trabajo).

Una de las claves para la motivación extrínseca y el buen funcionamiento de la empresa es tener al empleado contento.

Diferencias entre la motivación intrínseca y la motivación extrínseca

Como has podido ver, la diferencia entre ambos tipos de motivación es evidente. La motivación intrínseca proviene de las motivaciones personales que una persona encuentra al ver cumplido su trabajo y la motivación extrínseca proviene de factores exteriores, que alientan al trabajador a mejorar su rendimiento.

Aun así, es importante mencionar otra diferencia muy importante entre etas dos técnicas de motivación.

En la motivación intrínseca en concepto de fracaso no existe como tal ya que de todo se puede aprender, en la motivación extrínseca en cambio sí.

Pero ¿Cuál de etas motivaciones es mejor? Para poder responder a esta pregunta se deben analizar los factores de trabajo de la empresa y de los trabajadores, dependiendo de ellos será mejor utilizar un tipo de motivación u otra.

Desde apliqa, podemos ayudarte a mejorar el rendimiento de tu empresas y de tus trabajadores, puedes solicitar una sesión informativa gratuita para conocer tus necesidades.

Construcción y motivación: ¿Sabes sacar lo mejor de tus empleados? Construcción y motivación: ¿Sabes sacar lo mejor de tus empleados?

Nueva llamada a la acción

Etiquetas: , , ,

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de todas nuestras novedades