Claves para una estrategia empresarial de éxito

26 marzo, 2019

5 claves para diseñar una estrategia empresarial de éxito

Para diseñar una estrategia empresarial de éxito es necesario atender a una serie de aspectos o fases. Te contamos qué debes hacer y qué no para tener más probabilidades de cumplir tus objetivos empresariales.

Muchas empresas se enfrentan cada año a la complicada tarea de diseñar una estrategia empresarial de éxito. Algunos actúan sobre la marcha, tomando decisiones basadas en meras suposiciones y sin saber cómo se realiza exactamente un plan estratégico.

Desde apliqa, como consultores en materiales de construcción, hemos recopilado 5 aspectos clave que toda empresa perteneciente a esta industria debe tener en cuenta, sea del sector que sea.

5 claves para diseñar una estrategia empresarial de éxito

Realizar un estudio de mercado

En la gran mayoría de los casos, antes de comenzar a diseñar una estrategia empresarial de éxito conviene hacer un estudio de mercado. A no ser que se haya realizado previamente o que ya contemos con información fehaciente.

Entre los beneficios de realizar un estudio de mercado en le sector de materiales de construcción, podemos destacar la elaboración de presupuestos en base a cifras consistentes, la toma de decisiones relevantes basadas en datos y no en impresiones, así como la posibilidad de calcular la cuota de mercado de la empresa en cuestión.

Por tanto, realizar un estudio de mercado antes de diseñar la estrategia puede resultar clave de cara a no tomar decisiones erróneas y elaborar un plan con probabilidades de éxito, basado en datos e información, no en meras suposiciones o impresiones.

Establecer unos objetivos

Con toda la información de la que disponemos hay que establecer una serie de objetivos a medio o largo plazo. Para ello debemos preguntarnos qué queremos conseguir implementando dicha estrategia: ¿incrementar los beneficios en un tanto por ciento?, ¿conseguir “x” número de nuevos clientes?, ¿fidelizar a los que ya tenemos?

Los objetivos estratégicos es algo que todos los empleados de una empresa deben tener claro para así alinear sus esfuerzos. Además, deben ser también objetivos SMART (específico, medible, alcanzable y realista). 

Definir acciones concretas

El siguiente paso o aspecto que debemos plantearnos es cómo podemos conseguir esos objetivos que nos hemos planteado. Cuáles son las acciones que debemos implementar y quienes serán los responsables de ejecutarlas o a qué departamentos corresponderán.

Por ejemplo, un objetivo que podríamos establecer es aumentar las ventas de un material de construcción en un tanto por cierto. Un material poco diferenciado, como el cemento y con mucha competencia en el mercado.

Una acción que podríamos implementar es utilizar una de las metodologías que existen para establecer un precio óptimo para dicho material. Dicha acción recaería en el departamento financiero y en el de ventas y marketing.

Cuando definamos las acciones de nuestro plan estratégico también deberemos definir qué herramientas se van a utilizar. Por ejemplo, si no cuentas ya con una herramienta de gestión comercial, puede que te sea de gran ayuda. Explora nuevas herramientas que te ayuden a lograr tus objetivos.

Identificar unos indicadores de medición

Otra de las claves para diseñar una estrategia empresarial de éxito, es saber qué indicadores vamos a utilizar para saber si hemos logrado los objetivos o no y si nuestra estrategia realmente ha funcionado.

Esta fase es muy importante y una de las menos atendidas. En muchos casos, nunca se llegan a medir los resultados, lo que provoca que vuelvan a diseñarse estrategias erróneas basadas en suposiciones y no en los datos que podríamos haber obtenido si hubiéramos establecido unos KPIs (o indicadores clave).

Tener en cuenta factores de innovación

En toda estrategia de éxito debemos contemplar un margen de innovación. Para ello deberíamos tener en cuenta el futuro del sector de materiales de construcción o tendencias del sector a tener en cuenta y que nos ayuden a tomar la delantera y anticiparnos a los posibles cambios.

Por ejemplo, en la actualidad están surgiendo nuevos materiales de construcción más resistentes y sostenibles. Igualmente la normativa exige cada vez una mayor eficiencia energética y una menor huella embebida de los materiales utilizados. Tener en cuenta esta realidad en el planteamiento estratégico que estemos desarrollando, podría ayudarnos a identificar una necesidad y poder resolverla, antes de que lo haga la competencia,.

Etiquetas: ,